jueves, 13 de septiembre de 2012

Aquel día en que te perdí

Aquel día en que te perdí
me sentí débil.
Débil como una niña pequeña.
Y sin amparo, como un gatito sin dueña. 

Recordé, con nostalgia, el día en que nos conocimos.
Estábamos bajo un abedul:
tú me regalaste una hermosa rosa azul,
y dijiste que te recordaba a mí.
Esas palabras me conmovieron,
pero ahora me duele el hecho
de pensar que te perdí.

Aquel día en que te perdí
me sentí débil.
Débil como una niña pequeña.
Y sin amparo, como un gatito sin dueña.

¿Cómo pude perderte,
querido amado,
si tenía muchas ganas de verte
todos los días a mi lado?
Levantarnos juntos, desayunar juntos, pasar el día juntos...

Pero ahora ya no hay esperanza:
se acabó, este es el fin de nuestra danza.
Y, ahora mismo, te perdí.

Aquel día en que te perdí
me sentí débil.
Débil como una niña pequeña.
Y sin amparo, como un gatito sin dueña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Podéis hacer un comentario para sugerir, compartir vuestros puntos de vista... vuestra opinión es bienvenida, pero bajo las siguientes condiciones:

-No está permitido escribir comentarios ofensivos, discriminatorios, que inciten al odio o al daño físico o moral. Asimismo, no está permitido escribir comentarios que aludan a cuestiones personales (sexo, raza, religión...).
-No están permitidos los comentarios obscenos, homófobos, xenófobos, racistas o sexistas, así como comentar bajo un pseudónimo que tenga cualquiera de estos significados.
-No están permitidos los comentarios con contenidos de spam.
-No está permitido escribir bromas de mal gusto ni descalificaciones hacia cualquier usuario o hacia el autor del blog.
-En las reseñas de libros, aquellos comentarios cuyo contenido destripe su trama también serán suprimidos.
-Respeta las opiniones de todos los usuarios que comenten. Piensa bien antes de escribir lo que quieras publicar, y ten en cuenta que eres responsable de lo que escribes y envías.
-Recuerda la regla de oro: "No hagas a nadie lo que no quieras que te hagan a ti".

Los comentarios están sujetos a una moderación previa. Si no cumplen con estas condiciones, serán directamente eliminados.