jueves, 20 de junio de 2013

Rencor, un veneno potente

Todos hemos experimentado alguna vez el rencor: es un sentimiento de desprecio hacia una persona que nos ha hecho mucho daño. Tener rencor es algo común, pero también nos impide llevar a cabo una vida normal y ser felices, cosas de las cuales no nos percatamos hasta cierto punto, y en ese sentido nos "intoxicamos" a nosotros mismos, nos impedimos vivir con alegría. ¡No te prives de ser feliz y vivir con alegría!







¿Cómo dejar de guardar rencor? *Realmente no son los hechos los que nos hacen sufrir, sino el significado que le damos al acontecimiento. Todo ello depende de la manera en la cual percibe, ve, oye y siente la experiencia cada persona, y cómo lo graba en su memoria. Esto, a su vez, también depende de nuestra personalidad, de nuestras experiencias, del control que tengamos sobre nuestras emociones, de nuestra forma de enfrentarnos y resolver nuestros conflictos y de la decisión, voluntad y esfuerzo que realizamos para cambiar el recuerdo de esa experiencia vivida.

Buscar la satisfacción, reparación, reconciliación o devolución inmediata es con frecuencia imposible (bien, se tarda demasiado, o bien, nunca se logra). La herida permanece abierta, nuestro dolor no se cura y nos convertimos en personas angustiadas, frustradas, amargadas, malhumoradas, temerosas, pesimistas, solitarias, obsesivas, culpables, agresivas, conflictivas y enfermas, pues el recuerdo y las emociones negativas repercuten en nuestra salud física y psicológica.

Para liberarnos de la pesada carga del recuerdo que lastima y limita debemos olvidar y perdonar.

Olvidar es una de las funciones de la memoria que nos permite liberar de nuestra conciencia el dolor que acompaña las experiencias penosas. El tiempo para olvidar es muy personal y también es involuntario: no se pueden cambiar los hechos, pero sí la experiencia de los mismos, es decir, podemos esforzarnos por transformar el recuerdo y acelerar el proceso del olvido*.

*Fuente del texto: Olvidar y perdonar. Cómo superar la culpa, el rencor y el odio (Alejandra Palacios Banchero)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Podéis hacer un comentario para sugerir, compartir vuestros puntos de vista... vuestra opinión es bienvenida, pero bajo las siguientes condiciones:

-No está permitido escribir comentarios ofensivos, discriminatorios, que inciten al odio o al daño físico o moral. Asimismo, no está permitido escribir comentarios que aludan a cuestiones personales (sexo, raza, religión...).
-No están permitidos los comentarios obscenos, homófobos, xenófobos, racistas o sexistas, así como comentar bajo un pseudónimo que tenga cualquiera de estos significados.
-No están permitidos los comentarios con contenidos de spam.
-No está permitido escribir bromas de mal gusto ni descalificaciones hacia cualquier usuario o hacia el autor del blog.
-En las reseñas de libros, aquellos comentarios cuyo contenido destripe su trama también serán suprimidos.
-Respeta las opiniones de todos los usuarios que comenten. Piensa bien antes de escribir lo que quieras publicar, y ten en cuenta que eres responsable de lo que escribes y envías.
-Recuerda la regla de oro: "No hagas a nadie lo que no quieras que te hagan a ti".

Los comentarios están sujetos a una moderación previa. Si no cumplen con estas condiciones, serán directamente eliminados.