martes, 26 de julio de 2016

Bodas de sangre (Federico García Lorca)

Si me dieran a elegir un adjetivo con el que calificar esta obra, sería impresionante; y es que el teatro de Lorca no me deja indiferente, de hecho me encanta (otra de sus obras, La casa de Bernarda Alba, la he tenido como lectura obligatoria en 2º de Bachillerato, y debo decir que me alegro de haberla leído porque también es maravillosa, a pesar de que en un principio, cuando empecé a leer obras de teatro —contaba entonces con dieciséis años de edad—, no hubiese simpatizado con el hecho de tener que leer este género).


Bodas de sangre ha sido otra de mis lecturas para este verano, y sinceramente me ha fascinado, pese a tratarse de una obra dramática (como lo es también La casa de Bernarda Alba). Para la elaboración de la obra, Lorca se basó en una noticia datada del 25 de julio de 1928, en el que una boda tuvo un final trágico, siendo la novia, de por aquel entonces 20 años, raptada por su primo, de 30, quien posteriormente fue asesinado y se oponía a la relación entre ésta y el novio. La novia, por su parte, admitió haber huido de la boda con su primo porque ella realmente lo amaba, pero éste había sido asesinado por un enmascarado que había salido a su encuentro mientras se daban a la fuga. 

Como acabo de mencionar, fue en este suceso en el que se basó Lorca a la hora de escribir Bodas de sangre. La obra, que consta de tres actos a su vez subdivididos en cuadros (constando, el acto I, de tres cuadros; el acto II, de dos cuadros; y el acto III, de otros dos), comienza con la intervención del Novio, que parte a la viña y le pide una navaja a su madre para cortar las uvas que va a almorzar, a lo que ésta reacciona mostrando un desprecio hacia las armas y las navajas, a las cuales maldice por ser responsables de la muerte de dos de los hombres de su vida: su esposo y su otro hijo, quienes habían sido asesinados por la dinastía de los Félix, familia a la cual pertenece Leonardo, expareja de la novia de su hijo, quien está casado y tiene un hijo con la prima de ésta. 

A lo largo de la obra podemos observar las reacciones ante la boda de Leonardo y la Novia: ambos se muestran sombríos y ariscos ante el evento, ya que, en el fondo, ninguno de los dos quiere que tenga lugar. La Novia, tras desposarse con su novio, se muestra infeliz y reacciona de forma áspera ante las muestras de cariño de su ya marido, y, cuando una de las muchachas (concretamente la Muchacha 1ª, uno de los personajes de la obra) anuncia a los novios que vengan a bailar la rueda con los demás, el Padre de la Novia se percata de que su hija no está. Ante esta desaparición, el Novio va a buscarla, pero tampoco la encuentra. Es entonces cuando la mujer de Leonardo informa de que su marido y su prima se han escapado, abrazados, en el caballo de éste, por lo que el Novio decide salir a buscar a su ya esposa a caballo. En ese momento descubrimos que Leonardo y la Novia realmente se amaban, pero el desenlace, del cual no podemos "escapar" porque, de acuerdo con la edición que he manejado, cuya introducción fue realizada por el académico de la Real Academia Española Fernando Lázaro Carreter, ya queda señalado desde el principio de la obra, culmina en tragedia.

Así pues, de acuerdo con Fernando Lázaro Carreter, la obra tiene una estructura cerrada, ya que empieza y termina en un mismo lugar, que es la casa de la Madre, así como comienza haciendo referencia a la navaja y acaba con otra dirigida al cuchillo, expresada en un canto. Asimismo, se trata de una obra de carácter simbólico (al igual que La casa de Bernarda Alba, sólo que, en este caso, los símbolos se manifiestan de forma diferente, en las partes más musicales, como lo son la Nana primera, la que cantan los personajes de la Suegra y la Mujer al niño de Leonardo; así como los cantos nupciales, que van entrelazados con esta nana por medio de la recurrencia de símbolos —concretamente, con el símbolo del agua— y que recalcan la limpieza de la Novia, representada en el símbolo de la estrella; y la canción de los leñadores, en la que reaparecen los símbolos principales, estos son, el caballo, el cuchillo y el río), en la que se mezclan prosa y verso (según la crítica madrileña, que previamente había denunciado en las obras de Lorca el predominio de la poesía sobre el drama, en este caso se aprecia un equilibrio de ambas), así como realismo y fantasía (hay dos personajes de la obra que aparecen personificados, a saber, la Luna y la Muerte, ésta última en forma de Mendiga —detalle que me ha recordado a la obra La dama del alba, de Alejandro Casona, en el que el personaje de la Muerte está personificado en forma de Peregrina—), aunque no podría decirse que se encuentren por separado, dado que todos estos elementos que aparecen en la obra están estrechamente implicados, y los de tipo realista sostienen los símbolos posteriores. Sin embargo, y de acuerdo con la siguiente afirmación de Lorca, podríamos corroborar que el realismo en la tragedia "se aparta" en el momento en que dan su primera aparición la Luna y la Muerte:
Aquel en que intervienen la Luna y la Muerte, como elementos y símbolos de la fatalidad. El realismo que preside hasta ese instante en la tragedia se quiebra y desaparece para dar paso a la fantasía poética. 
Asimismo, es una obra plástica y musical, ya que, según declaró el propio Lorca, "la mitad del espectáculo depende del ritmo, del color, de la escenografía", y, en un testimonio de Josefina Díaz recogido por Marcelle Auclair:
Federico orquestó la obra como una sinfonía. Para la escena de la boda —"¡Despierte la novia/ la mañana de su boda"— asoció las voces, su timbre, su fuerza, como un músico asocia los sonidos. Fue un trabajo extraordinario. Gritaba:  
—¡Tú no! ¡Tienes una voz demasiado aguda! ¡Prueba tú! Me hace falta una voz grave... Necesito una voz fresca... Y todo con un ritmo cada vez más vivo, más arrebatado. 
Personalmente, os recomiendo la obra, y en concreto esta edición, porque está muy bien elaborada y explica de forma detallada la trayectoria literaria de Federico García Lorca, así como hace un estudio claro, a pesar de su brevedad, de Bodas de sangre. Respecto a la obra, también os la recomiendo porque el autor domina con maestría los elementos dramático y poético, y, en mi opinión, creo que inserta la poesía para suavizar la fuerza del drama. También pienso que es una obra digna de ser representada porque no es excesivamente realista, ni la fantasía es un aspecto predominante, factores que considero determinantes para la representación de cualquier obra de carácter social, que refleje hechos acontecidos en la época. Para mí, el teatro social ha de tener fundamentalmente elementos realistas y ha de retratar a la perfección una realidad, mientras que los elementos fantásticos los considero menos relevantes, ya que pueden servir, como yo creo que es en este caso, para amenizar y entretener al público, pero aun así admito que son importantes, porque una finalidad que tiene el teatro es el entretenimiento.

¿Habéis leído Bodas de sangre? ¿Qué tal os ha parecido? ¿Creéis que sería una obra que se merecería ser representada? Recordad que todas vuestras opiniones son bienvenidas y que no es necesario tener cuenta para comentar ;) ;) ;)

Fuentes empleadas

Para este artículo he empleado las siguientes fuentes:
  • "Bodas de sangre". En F. Lázaro Carreter (intr.), Bodas de sangre (pp. 26-35). Madrid: Espasa Calpe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Podéis hacer un comentario para sugerir, compartir vuestros puntos de vista... vuestra opinión es bienvenida, pero bajo las siguientes condiciones:

-No está permitido escribir comentarios ofensivos, discriminatorios, que inciten al odio o al daño físico o moral. Asimismo, no está permitido escribir comentarios que aludan a cuestiones personales (sexo, raza, religión...).
-No están permitidos los comentarios obscenos, homófobos, xenófobos, racistas o sexistas, así como comentar bajo un pseudónimo que tenga cualquiera de estos significados.
-No están permitidos los comentarios con contenidos de spam.
-No está permitido escribir bromas de mal gusto ni descalificaciones hacia cualquier usuario o hacia el autor del blog.
-En las reseñas de libros, aquellos comentarios cuyo contenido destripe su trama también serán suprimidos.
-Respeta las opiniones de todos los usuarios que comenten. Piensa bien antes de escribir lo que quieras publicar, y ten en cuenta que eres responsable de lo que escribes y envías.
-Recuerda la regla de oro: "No hagas a nadie lo que no quieras que te hagan a ti".

Los comentarios están sujetos a una moderación previa. Si no cumplen con estas condiciones, serán directamente eliminados.