miércoles, 28 de junio de 2017

Metamorfosis

Puede que todo haya cambiado
a mi alrededor.
Puede que algo distinto haya notado
desde la última vez que chequeé mi interior.

Y sí, creo que no me equivoco,
porque ya no soy la que era antes.
Estoy a punto de dejar de comerme el coco
y vivir mi propia vida, saltar cual saltamontes.


No temo a los cambios,
pues en mi corta vida he vivido muchos.
Prefiero despedirme del sinsentido, decirle adiós,
antes que celebrarlo con un sacacorchos
y una botella de champán.
No, no quiero ahogar en alcohol las desgracias
ni que me ayude a superarlas un chamán.
Prefiero lo real a las historias falsas.

Quiero ser yo misma
y dejar de idealizar a los demás,
porque no todos son quienes dicen ser,
y la gente falsa y sin personalidad
son quienes, queriendo o sin querer,
corrompen mi realidad
con sus fantasmadas para no creer.

Se acabó ser como el resto:
el móvil, el postureo, el desfase, el alcohol y la ebriedad
son modas déspotas y sin identidad.
No, mi modo de vida no es este.

Y me da igual que me llamen rara,
no me importa lo que piense la gente.
Si no quieren aceptar que soy de ideas claras
y que toda esa apariencia me es indiferente,
¡aire!

Seguir hacia adelante y elegir por mí
es algo que siempre he querido, pero que no siempre pudo darse:
agradezco vuestros consejos, pero os aviso
que no voy a ser como queráis
porque, con tanta recomendación,
me vais a provocar una depresión.
Y lo más importante, en esta vida, es no amargarse:
idea pequeña, pero precisa.

No quiero amistades
que me hagan envidiar su modo de vida,
no quiero amistades
que den menos de lo que yo doy.
No quiero eso, no,
porque la amistad
significa reciprocidad
y aceptación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Podéis hacer un comentario para sugerir, compartir vuestros puntos de vista... vuestra opinión es bienvenida, pero bajo las siguientes condiciones:

-No está permitido escribir comentarios ofensivos, discriminatorios, que inciten al odio o al daño físico o moral. Asimismo, no está permitido escribir comentarios que aludan a cuestiones personales (sexo, raza, religión...).
-No están permitidos los comentarios obscenos, homófobos, xenófobos, racistas o sexistas, así como comentar bajo un pseudónimo que tenga cualquiera de estos significados.
-No están permitidos los comentarios con contenidos de spam.
-No está permitido escribir bromas de mal gusto ni descalificaciones hacia cualquier usuario o hacia el autor del blog.
-En las reseñas de libros, aquellos comentarios cuyo contenido destripe su trama también serán suprimidos.
-Respeta las opiniones de todos los usuarios que comenten. Piensa bien antes de escribir lo que quieras publicar, y ten en cuenta que eres responsable de lo que escribes y envías.
-Recuerda la regla de oro: "No hagas a nadie lo que no quieras que te hagan a ti".

Los comentarios están sujetos a una moderación previa. Si no cumplen con estas condiciones, serán directamente eliminados.